Leísmos, loísmos y laísmos

A veces a los hispanohablantes nos da por crear abortos lingüísticos como el laísmo, leísmo y loísmo. Ya de por sí el español es difícil, así que algunas provincias hemos decidido complicarlo todavía más para que a la gente que sí sabe hablar correctamente le rechinen los dientes cuando nos oigan.

Pero vayamos por partes.

El COMPLEMENTO DIRECTO (CD)

Es aquel que recibe la acción realizada por el sujeto. Acompaña solo a verbos transitivos, ya que en intransitivos no es necesario.

Yo camino. (intransitivo)

Yo compro el agua (transitivo con CD)

Además, el CD puede referirse a un objeto inanimado o a una persona (precedida por la preposición A)

Yo no como carne (objeto)

Yo traiciono a un soldado (persona)

Ahora viene el drama: cuando queremos sustituir el CD por un pronombre (porque lo hemos utilizado anteriormente en la historia y no queremos repetir palabras) utilizamos lo, la, los, las en países latinos y lo, la los, las, le y les en España.

Juan tiene una gata – Juan la tiene.

Juan compró el pan – Juan lo compró.

Juan llama a sus hermanas – Juan las llamó.

Juan alimenta a los gatos – Juan los alimenta.

Juan quiere a Pepe – Juan lo quiere (latin) / Juan le quiere (esp)

Juan traiciona a sus amigos – Juan los traiciona (latin) / Juan les traiciona (esp)

*****Además el CD puede ser una subordinada entera, pero se sustituye igual. Por ejemplo: Yo echo de menos irme a la playa en verano – Yo lo echo de menos.

El COMPLEMENTO INDIRECTO (CI)

Es aquel que se “beneficia” de la acción, pero no la recibe en sus propias carnes, como el CD. Normalmente responde la pregunta ¿Para quién?

Ana compró comida para sus gatos.

Muchas veces va acompañado del CD y es fácil de ver, pero no siempre, porque el CD puede estar omitido o ser un verbo intransitivo.

Ana grita a Jaime (Un grito sería el CD, el que se beneficia es Jaime)

Cuando queremos sustituir el CI por un pronombre utilizamos le, les o se.

Ana trajo un regalo a su abuelo – Ana le trajo un regalo

Ana trajo un regalo a su abuela – Ana le trajo un regalo.

Ana trajo comida para sus gatos – Ana les trajo comida

Ana trajo un regalo a su abuelo – Ana se lo trajo (En vez de “Ana le lo trajo”)

YA DÉJATE DE MIERDAS. ¿CUÁL CARAJO ERA EL PROBLEMA?

El problema es que los españoles (y alguno más habrá) somos más chulos que un ocho y como hemos metido LE/S en el CD, pues ahora se nos confunde con el LE/S del CI. Entonces llega la hora en la que tenemos que poner complementos femeninos y salen combinaciones extrañas y apoteósicas como:

  • Laísmo sería usar el pronombre LA/S para un CI, que solo utiliza LE/S. Recordamos que variaciones como el LA/S o LO/S solo es válido para el complemento directo.
  • Leísmo sería utilizar LE/S para un CD femenino, creyendo que solo puede utilizarse eso, cuando el CD admite la variación de LA/S. Dentro del CD, también es leísmo utilizar LE/S para un objeto, cuando deberíamos usar LO/S.
  • Loísmo no lo identifico bien porque tampoco es muy habitual, pero supongo que consiste en usar LO como un cerdo, cuando realmente debes usar LE al ser CI.

Vale. Así que imaginaos que tenemos un complemento femenino/objeto que queremos sustituir por pronombre. ¿Qué hay que hacer si tenemos un complemento que no sabemos si es CD o CI, así que no sabemos si utilizar LA/LO es correcto? Pues tenemos que averiguar si es CD (así que lo correcto sería usar LA/LO) o CI (lo correcto sería usar LE):

Por ejemplo: Yo gruñí a una mujer.

Para identificar “A una mujer” si es CD, yo uso dos métodos:

Decirnos “Todo lo que yo gruña, es el complemento directo”. Yo gruño gruñidos, no gruño mujeres, así que “a una mujer” es CI y se utiliza LE (Yo le gruño). El típico ejemplo de “Yo pego a una mujer” es idéntico a este, por lo que lo correcto sería “Yo le pego” (y el CD sería “un golpe“). Solo se admitiría “Yo la/lo pego” cuando hablamos de adherirse a una superficie, ya que entonces “la mujer” se volvería CD.

(Esta regla sirve para cualquier verbo y es la que yo he utilizado todos estos años, aunque a veces es un poco difícil de ver).

– Sustituirlo por “ESO” es CD. Quedaría “Yo gruño ESO (gruñidos) a una mujer“, o en un mejor ejemplo: “Yo sirvo sopa a mi esposa – Yo sirvo ESO a mi esposa – Yo se LA sirvo a mi esposa”. Recordamos que con ejemplos personales queda más feo, pero también es válido: “Empujé a Pepe hacia Luis – Empujé ESO hacia Luis – LO empujé hacia Luis”.

Ponerlo en voz pasiva, donde el CD es sujeto y el CI no varía: En ese ejemplo no se puede porque no hay CD y no habría sujeto en voz pasiva, así que se crearía una brecha interdimensional que nos absorbería a todos hacia el averno. PERO en otro ejemplo con CD como “Yo peino las trenzas a una mujer” lo ponemos en voz pasiva y quedaría “Las trenzas son peinadas por mí“, así que “las trenzas” es CD y “la mujer” pues no sé cómo meterla :v pero vemos que queda marginado, así que es CI. Por lo tanto, quedaría “Yo le peino las trenzas“.

Contrapunto: Mucha gente repite el complemento indirecto en la misma frase dos veces para enfatizar. Es correcto. Por ejemplo: Ana le trajo un regalo a su amigo. 

Pero también hay abortos de personas que confunden el CD con la concordancia del CI. Esto no es correcto. Por ejemplo: Dije la noticia a mis vecinas – “Se las dije”, en lugar de “Se la dije”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *